Una mujer quedó con prisión domiciliaria por incumplir medidas de prevención por el Coronavirus. Además, le clausuraron el local

La Secretaría de Control y Convivencia municipal clausuró un local por una mujer que violó la cuarentena por Coronavirus, los agentes de la Guardia Urbana Municipal (GUM) dispusieron el cierre preventivo de un comercio en San Juan al 800 en cuya parte trasera vive una joven que llegó al país proveniente del exterior la semana pasada y de quien se constató no cumplió con las medidas de aislamiento.

Este domingo clausuraron un comercio en San Juan al 800 tras violar la disposición del secretario de Gobierno municipal, Gustavo Zignago, en el marco de la constatación de la violación de la cuarentena obligatoria para las personas que arribaron al país desde países con gran circulación del COVID-19 a fin de prevenir la propagación del Coronavirus. En el hecho intervinieron la Dirección Nacional de Migraciones, la Policía de Rosario a través de la Central de Emergencias del 911 y el Ministerio Público de la Acusación (MPA), en la figura del Dr Caterina, así como el personal del SIES quien constató el estado de salud de la misma

De acuerdo a lo que precisó Zignago, este domingo a las 16, personal de Migraciones se hizo presente junto a efectivos policiales en un local comercial ubicado en San Juan al 800 debido a una denuncia que indicaba que en ese inmueble en cuya parte delantera funciona un negocio, vive una familia de la que una de sus integrantes, una chica de 21 años, había violado la cuarentena por el Coronavirus, según se conoció, la mujer había llegado al país la semana pasada proveniente de Inglaterra y debía guardar aislamiento tal cual indica el Decreto de Necesidad y Urgencia firmado por el presidente Alberto Fernández.

Los agentes actuantes pudieron constatar que la chica en cuestión no estaba en su domicilio sino en la casa de una amiga en Italia al 300, según pudieron conocer. Se dirigieron a la vivienda señalada y pudieron acreditar la presencia de la joven. En el lugar se hizo presente una ambulancia del SIES a cargo de la Dra Vidal quién procedió a examinar a Camila O de 21 años diagnosticando que la misma no presentaba síntomas de la enfermedad y se encuentra en excelente estado de salud.

Tras elevar las actuaciones a Fiscalía, el Dr Caterina ordenó su aislamiento en ese inmueble a la espera de que se concrete la audiencia imputativa, una vez que se complete la cuarentena obligatoria, quedando una custodia policial en la puerta del domicilio para que esta se haga efectiva, cabe señalar que el incumplimiento del decreto presidencial es penado con prisión y con una multa económica que asciende a los 100 mil pesos

En tanto, el secretario Zignago dio la orden de clausurar preventivamente el local comercial que funciona en el frente de la vivienda en la que habita la mujer con el resto de su familia a fin de impedir que ingrese gente al lugar, en una medida que tiende a evitar posibles contagios del virus.

“Estamos comprometidos a que se respeten las medidas tomadas por el Estado para impedir la propagación del coronavirus. Apelamos a la responsabilidad y ante el incumplimiento de lo ordenado, no dudaremos en tomar medidas preventivas y sancionar para resguardar la salud de los vecinos y vecinas de Rosario”, concluyó Zignago.

Cabe destacar que hubo otros casos en los que intervino la policía, tras denuncias de vecinos, en pensiones céntricas, en otro domicilio de Italia al 1700 y en Urquiza al 7000 entre otros. Y que desde el municipio luego de los nuevos anuncios dados por el presidente, dispusieron una serie de medidas que se detallan a continuación