Un asalto que termina en una cinematográfica persecución con un abatido

Comienza con un asalto a mano armada en una granja de Fisherton y termina en zona sur con detenidos, heridos y un muerto

Pasadas las 20 horas en una granja ubicada en Colombres 1050 bis tres sujetos ingresan fuertemente armados y sustraen la recaudación, una cortadora de fiambre, un celular con gps y demás pertenencias. Se retiran en un Toyota Corolla que los aguardaba afuera con otro cómplice que conducía.
Momentos más tarde en inmediaciones de Las Palmeras y Pte Perón una unidad del Comando Radioeléctrico los divisa y al intentar detenerlos estos rehúsan y emprenden la huida cubriéndola con disparos de arma de fuego. La patrulla da el aviso de lo ocurrido por lo que de inmediato las unidades más próximas se unen a la persecución que toma rumbo por Circunvalación hacia el sur de la ciudad y a medida que iba cruzando patrullas seguían manteniendo el enfrentamiento desde el vehículo. Recorren toda la extensión hasta bajar en Av. Belgrano y es en la rotonda de Pellegrini que una patrulla colisiona con un automóvil particular. Retoman la huida hacia Circunvalación nuevamente hasta bajar en Ayolas donde son interceptados por personal del Cuerpo Guardia de Infantería y Gendarmería Nacional. Ahí las Fuerzas Federales detienen a dos de los malhechores que se bajan del rodado huyendo a pie mientras los otros continúan el escape, identificados como Juan Enrique Villalba de 34 años y Juan Fernando Verón de 42. Unas cuadras más adelante terminan por chocar y vuelven a enfrentarse con la policía donde uno de ellos resulta abatido y otro, un menor de 17 años David J. queda internado gravemente en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA)

Aún no se dio a conocer la identidad del joven abatido en el enfrentamiento, trabajaron personal de la PDI, División Judiciales y el fiscal de Homicidios Dr. Florentino Malaponte

Alrededor de 40 unidades intervinieron en la persecución y luego en proteger el área para los peritajes correspondientes debido al malestar de los vecinos de la zona que apedreaban al personal policial