Fue tras un allanamiento de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) por un caso de violencia de género.

El procedimiento se llevó adelante en una vivienda de la zona norte de Rosario en calle Zelaya al 1000, donde irrumpieron con una orden de allanamiento de la jueza Dra. Valeria Pedrana.
Una vez allí, a pesar de no encontrarse el sujeto al cual señalaron en las investigaciones, requisaron el lugar y lograron el decomiso de varias, escopetas, fusiles, subfusiles, revólveres, pistolas y gran cantidad de cargadores y municiones de diversos calibres las cuales aún no terminaron de contabilizar.

El procedimiento junto al secuestro fue trasladado a la sede preventora.