Prisión efectiva para el Comisario que colaboraba con la “Banda de Alvarado”

Tras llegar a un juicio abreviado, lo condenaron a 3 años de reclusión por asociación ilícita, encubrimiento, omisión de promover la persecución y represión y delincuentes e incumplimiento de deberes de funcionario público

En horas de la tarde de este martes mediante videoconferencia el Juez de Primera Instancia Dr. Pablo Pinto resolvió homologar el procedimiento abreviado presentado por la Fiscalía y aceptado por la Defensa condenando a David Marcelo Rey a la pena de 3 años de prisión efectiva por los delitos de asociación ilícita en carácter de miembro, en carácter de autor y en grado de consumado; en concurso real con encubrimiento agravado en carácter de autor y en grado consumado; en concurso ideal con la omisión de promover la persecución y represión de delincuentes; y el incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Los Fiscales Dres. Matías Edery y Luis Schiapa Pietra de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos imputaron a Rey en su carácter de policía integrante de la PDI División Operativa de la UR II, tomar parte en una asociación o banda de tres o más personas cuyo jefe está sindicado Esteban Lindor Alvarado, destinada a cometer delitos indeterminados, incumpliendo además los deberes que como funcionario público policial le impone la ley y los reglamentos vigentes, todo conforme las siguientes circunstancias:

Haber participado del allanamiento llevado a el 29 de abril de 2019 en Rivero al 5200, cuyo objeto fue insertar un teléfono que contendría mensajes de texto destinados a ser analizados por los fiscales del MPA para que dirijan la investigación por el homicidio de Lucio Maldonado y los atentados al Poder Judicial del mes de diciembre de 2018 y el de la casa de la empleada del Ministerio Público de la Acusación e integrante del equipo de trabajo de la Unidad de Gravedad Institucional del MPA, hacia otras 2 personas. Todo ello lo llevó a cabo cumpliendo con su rol de proveedor de impunidad de la asociación ilícita liderada por Alvarado. y a sabiendas que su aporte formaba parte del plan común elaborado por éste cuya finalidad era desviar la investigación por el homicidio de Lucio Maldonado e inculpar a otras 3 personas, una de ellas relacionada con la familia Cantero, como los responsables del mismo. Se le atribuye además ser miembro de una asociación ilícita.

Se le atribuye además en su carácter de funcionario policial integrante de la Brigada de la sección sustracción automotores dependiente de la Agrupación de Unidades Especiales de la URII (año 2012) y de la PDI División Operativa de la UR II (año 2019), haber tomado parte en una asociación ilícita que funcionó al menos desde el 16 de Junio de 2012 al 18 de octubre de 2019 y cuyo jefe es Esteban Lindor Alvarado y como organizador el Sr. Jorge B, encubrir los actos ilícitos de la organización e incumplir además los deberes que como funcionario público policial le impone la ley y los reglamentos vigentes. Así se le imputa haber puesto en conocimiento a Walter B. (condenado con Alvarado en una causa del tribunal en lo criminal Nº 3 de San Isidro), mediante una comunicación telefónica de fecha 11/07/2012, de la realización de próximos procedimientos policiales en investigaciones a su cargo con el objeto de que está Walter B.  no se vea involucrado en los mismos a sabiendas que Esteban A. junto con Walter B. obtenían autos de manera ilegítima. Haber coordinado en fechas 01/07/2012 y 02/07/2012 con el Sr. Esteban Lindor Alvarado y otro hombre el hallazgo de los automóviles que habían sido sustraídos en estacionamiento en fecha 01/07/2012 a los fines de no perjudicar el funcionamiento de la organización y a sabiendas que Esteban A. junto con otro hombre obtenían autos de manera ilegítima. Así David Rey lo llevó a cabo omitiendo cumplir las obligaciones de investigar y poner en conocimiento la comisión de delitos a los funcionarios públicos responsables de la investigación judicial de los hechos y/o del ejercicio de la acción penal, conforme las normas que regulan su desempeño, todo en cumplimiento del rol asignado en la asociación ilícita liderada por Alvarado