Piden informes por la escalada del delito

Es en referencia a los últimos acontecimientos que se dieron en la localidad de Roldan

La diputada radical Silvana Di Stefano quiere saber qué acciones han sido impulsadas desde la provincia, las órdenes de operaciones de la policía, y la cantidad y distribución de efectivos y móviles en la ciudad. Los hechos han ido en aumento y en la última semana se produjeron 2 entraderas. La misma presentó un proyecto para que la provincia actúe e informe ante los reiterados hechos delictivos que tienen lugar en la ciudad de Roldán.

“Hay un gran temor y vulnerabilidad, tanto para las víctimas directas como para los restantes miembros de la comunidad. Lo cual puede lamentablemente verse graficado en los hechos recientes”, sentenció Di Stefano.

Ante este escenario, la legisladora quiere saber “qué acciones de gobierno han sido impulsadas desde las áreas competentes del Ejecutivo provincial, y conocer las órdenes de operaciones específicas emanadas de las autoridades policiales correspondientes a instancia de la conducción política del Ministerio de Seguridad, además de la cantidad y distribución de efectivos y unidades móviles policiales, con asiento permanente en esa ciudad.

“Están sucediendo hechos que hasta hace meses no se veían en Roldán y por eso queremos saber qué medidas se están tomando al respecto por parte del Gobierno provincial para llevar tranquilidad a los roldanenses”, expresó la legisladora. “Las 2 entraderas que se produjeron esta última semana es un detalle de cómo han ido aumentando los delitos en número y en violencia”, enfatizó. En el término de 48 horas, varios delincuentes ingresaron en 2 viviendas de Roldán. Uno de los hechos sucedió el 28 de julio en el barrio Don Quijote de esa localidad y el segundo el 30 en el barrio Alto Residencial. En ambos casos los malhechores se manejaron con extrema violencia llegando a amenazar a un niño de 11 años y a un adolescente de 14 con pistolas. La modalidad delictiva genera zozobra en las víctimas, no sólo por la violencia y la perdida material, sino también por la sensación de que nadie se siente a salvo, ni siquiera en la intimidad de su hogar.