Rosario Alerta

Operativo integral en el suroeste

La Secretaría de Control y Convivencia llevó adelante este martes una intervención en la zona donde se fiscalizaron el tránsito, el uso adecuado del espacio público al tiempo y el cumplimiento de las normativas vinculadas al coronavirus tanto en comercios como entre los peatones.

También tomaron reclamos de vecinos y vecinas, durante lo que se denominó dentro del operativo integral de control y prevención en inmediaciones de Acevedo, Francia, Amenábar y O. Lagos. “El objetivo de esta intervención es acercar el Estado a los vecinos y vecinas para poder escucharlos, estimular la recuperación de espacios públicos liberando veredas y áreas de autos abandonados o cualquier otro tipo de obstrucción, fortalecer las instancias de participación comunitaria y optimizar la seguridad vial mediante la fiscalización de autos, motos y transportes públicos en circulación”, explicó la secretaria Carolina Labayru, quien agregó: “También se fiscaliza el cumplimiento de las normativas vinculadas al coronavirus, no solo en los negocios habilitados en este momento sino también entre los vecinos y vecinas”.
Durante la jornada, todas las áreas de control municipal se desplegaron en la zona sudoeste con una multiplicidad de funciones. Uno de los fines más importantes de este operativo integral es recibir las necesidades y reclamos de los habitantes. En este sentido, la Guardia Urbana Municipal (GUM) tomó nota y elevó 18 requerimientos para ser atendidos.
En relación a la seguridad vial, se efectuaron controles vehiculares de parte de la Dirección General de Tránsito y la Dirección General de Fiscalizaciones con el saldo de 15 remisiones de motos y autos al corralón por falta de documentación y elementos de seguridad reglamentarios. Cabe mencionar que una de las unidades es un remis que funcionaba de forma ilegal.
En tanto, la Dirección General de Inspección procedió a la fiscalización de 263 comercios dentro de ese distrito. De este total, 90 estaban abiertos por ser considerados “esenciales” en el marco de la pandemia de coronavirus. En estas intervenciones, se controló que cumplieran con los protocolos sanitarios y del distanciamiento social y uso de barbijos tanto de parte de empleados como de los clientes.
Cabe mencionar que al respeto de estas medidas obligatorias también fueron promovidas entre los vecinos y las vecinas que se desplazaban, teniendo en cuenta la importancia de prevenir el contagio del Covid-19 en la población.
Otras de las acciones encaradas fue la promoción de un uso ordenado del espacio público. En este sentido, personal de Control Urbano gestionó la liberación de la acera en una distribuidora de bebidas en funcionamiento y ocupaciones menores, ya sea de materiales de construcción, arena o autos, en otras arterias con el fin de garantizar la circulación peatonal.

Salir de la versión móvil