“Los García” la banda que asola en Barrio Bella Vista y Cinco Esquinas

Luego de la muerte de uno de los más jóvenes integrantes de la banda, esta semana, lejos de querer dejar la zona donde comercializan estupefacientes, redoblaron la apuesta, amenazando a vecinos

Kevin García de 17 años fue baleado el pasado 5 de enero cuando estaba con su hermano Alan de 25 años en la puerta de un puesto de venta de estupefacientes como lo tienen identificados los vecinos, de Pasaje Racedo al 4400. Al día siguiente pese a los esfuerzos médicos, el adolescente fallece en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA). Dicha calle, no solo es asolada por disparos, sangre y muerte, si no que, fue si se quiere discriminada por el Google Street View, solo se observan algunas casas desde Lima al 2100 (imagen). Una zona de casas humildes, bajas y de pinturas gastadas en su mayoría con grafitis y pintas en las esquinas, que marcan la zona y quien la lidera. Este Clan, quien llegó para tomar el poder, es un desprendimiento de otras bandas que ya cayeron en desgracia y que pretenden asumir el mando en Bella Vista y Cinco Esquinas, señalaron fuentes abocadas a la investigación. Es por ello que se han producido enfrentamientos, con la muerte ya relatada anteriormente. Este crimen parecía que traía tranquilidad a la zona, a pesar de ser un hecho desgarrador, pero la actividad criminal, había cesado. Los García se habían retirado de la zona y un patrullero custodiaba su casa, pero duró muy poco la paz… estos últimos días, nuevamente arrebatos, tiros al aire y vecinos encerrados sin poder salir a la calle, en un cuadrante delimitado por Cerrito, Viamonte, Pascual Rosas y Avellaneda.

“Después que mataron a ese pibe, la cosa se tranquilizó, pero ahora volvieron y buscando quilombo, están sacados mal, volvieron antes de ayer y anoche ya empezaron a los tiros” relató uno de los vecinos a este medio, quien prefirió reservarse en el anonimato por su seguridad y la de su familia. “Hace dos años más o menos hubo también un crimen por Lima al 2100, le incendiaron la casa y hubo miles de balaceras, tuvimos patrullajes a full y los detuvieron, ahora creo que están en Piñero (por la cárcel)… continuaba su relato, “Lo que más me llamó la atención es que mientas ellos no estuvieron por 15 días y había un patrullero apostado en la puerta de su casa día y noche, cuando se fue el móvil policial, estos volvieron, estamos solos, nadie nos cuida” remató “me gustaría dar mi identidad o tener la valentía de hacerlo, pero sinceramente vivo muy cerca de ellos y estamos todos atemorizados, la verdad que Dios me perdone, pero si se matarían entre ellos vaya y pase, pero la magnitud de la última balacera fue terrible, nos puede tocar a cualquiera de los vecinos”

Muy angustiado y con lágrimas en los ojos, relataba, “anoche me patearon la puerta de casa, yo vivo por Riobamba, alcancé a ver por la ventana cuando pateaban el portón de otro vecino que estaban armados, a la mañana una vecina dijo que fue a realizar la denuncia y le dijeron que tenemos que llamar al 911 y decir que están molestando, como para que nos manden un patrullero, porque no se ven en las calles y eso los hace omnipotentes”

Cuando nos retirábamos con el equipo de trabajo de la zona, en la que preferimos no hacer muestras de imágenes para no alentar la provocación de los malvivientes y preservar la integridad de los vecinos, nos cruzamos con una taxista, quien además vive en la zona y aseguró ser una de las familias que no puede vivir en paz y que también solicitó la presencia policial, “muchas calles están desiertas en la noche de Rosario, no se ve a policía … acá menos… teníamos un patrullero fijo donde mataron al chico en Pje Racedo, pero lo sacaron y la zona se puso picante”

Un barrio que estaba en paz y orden… pero que este último mes recrudeció y de noche en vez de grillos, se escuchan, patadas en puertas, gritos y tiros… (Ver más….Murió uno de los hermanos baleados en zona oeste https://bit.ly/2QqDMbY)