Clausuraron dos remiserías ilegales

La Secretaría de Control y Convivencia procedió a cerrar preventivamente dos locales que ofrecían servicios de traslados de personas sin habilitación municipal.

Dos comercios que funcionaban como remiserías sin tener la habilitación correspondiente, fueron clausurados en la tarde de este jueves y secuestraron elementos probatorios que fueron elevados a la Justicia. En lo que va del año se remitieron al corralón municipal 79 autos usados como remises en condiciones irregulares. La secretaria Carolina Labayru confirmó que agentes de la Guardia Urbana Municipal (GUM) junto a personal de la Policía de Rosario llevaron adelante procedimientos especiales en dos locales comerciales de las zonas oeste y sur de Rosario en donde, de acuerdo a denuncias recibidas, funcionaban remiserías clandestinas. Ambas fueron cerradas y se les colocó en sus frentes las fajas de clausura reglamentaria. La Dirección General de Fiscalización del Transporte, por su parte, colaboró con el control de las adyacencias.

Según precisó la funcionaria, previamente, se efectuó una investigación a cargo de la GUM y una vez que se lograron reunir evidencias se radicó una presentación ante la Fiscalía de Faltas. El procedimiento continuó con la intervención de la Justicia Penal que ordenó los allanamientos a los establecimientos en cuestión.

A fin de dar cumplimiento a los registros librados por la Justicia, este miércoles, agentes municipales se presentaron en uno de los locales ubicado en Pasaje Minerva al 3300 y este jueves, se hizo lo propio en la dependencia ubicada en Battle y Ordoñez al 300. De acuerdo a datos oficiales, en ambas oportunidades se pudo ingresar sin ningún tipo de resistencia de parte de las personas presentes. Una vez en el interior de los locales, se secuestraron elementos que dan prueba de que se desarrollaba un servicio de remisería, aunque no se disponía de la habilitación municipal correspondiente. El material probatorio está constituido por teléfonos celulares, computadoras, cuadernos, volantes de difusión de traslados y dinero. Fueron derivados a la Fiscalía que deberá dar continuidad a la investigación.

La actividad comercial ilegal, es decir, que se desarrolla sin habilitación municipal, es una falta contemplada en el Código de Convivencia provincial en su artículo 60.

Los operativos efectuados se enmarcan en una serie de acciones que se vienen desplegando desde el inicio de la gestión de intendente Pablo Javkin a fin de desactivar este tipo de servicios irregulares que no se adecúan a las normas vigentes. En lo que va del año se remitieron al corralón municipal 79 autos usados como remises en condiciones irregulares.

“La ciudad del respeto que nos proponemos construir no puede tolerar el trabajo clandestino que en este caso también pone en riesgo la vida de pasajeros”, sostuvo Labayru, quien completó: “Trabajamos por un tránsito seguro y ordenado”.