Cincuenta casos de alcoholemia positiva y 20 remises ilegales fueron detectados estos días

Según señalaron de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal sancionaron a conductores que incumplieron normas graves de tránsito en el marco de múltiples operativos efectuados en distintos puntos de la ciudad y remitieron 579 vehículos al corralón durante la semana que terminó.

Se trata de autos y motos cuyos conductores incurrieron en faltas graves a las normas de tránsito. De ese total, 49 son casos de alcoholemia positiva y 19 son remises ilegales, el secretario Guillermo Turrin precisó que entre el lunes 3 de junio y este domingo 9 de junio, agentes de la Dirección General de Tránsito, Guardia Urbana Municipal (GUM) y la Dirección General de Fiscalización llevaron adelante múltiples intervenciones preventivas y de control vehicular junto a efectivos de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe. “Los procedimientos se concretan durante todo el día, en distintos horarios y zonas de Rosario, para garantizar con la presencia estatal el cumplimiento a las regulaciones que ordenan nuestro tránsito”, explicó el funcionario.

De acuerdo a lo que indicó, los traslados al depósito municipal corresponden a autos y motos cuyos conductores fueron detectados en infracción, ya sea porque conducían sin los elementos de seguridad vial reglamentarios, sin la documentación obligatoria o bien a una velocidad no permitida. Además, se sancionan el estacionamiento indebido y el paso en rojo, así como también el registro de alcoholemia positiva.

También hubo controles el fin de semana 

Fueron más de 300 procedimientos preventivos nocturnos en distintos puntos de la ciudad, donde remitieron 64 vehículos al corralón municipal. El secretario Guillermo Turrin confirmó que entre el jueves a la noche y este domingo a la madrugada se efectuaron 305 intervenciones de carácter preventivo y de control vehicular en las zonas más frecuentadas de Rosario. Durante estas intervenciones, se remitieron 64 autos y motos, 46 de los cuales son unidades cuyos conductores obtuvieron resultados positivos de los test de alcoholemia.

Según precisó el secretario, el nivel de alcohol en sangre más alto que fue registrado es de 2.38 gramos, teniendo en cuenta que el máximo aceptado es de 0,50 gramos. En tanto, el resto de las remisiones obedecen a faltas relacionadas a la documentación y los elementos de seguridad reglamentarios para circular.