Cerca de 50 conductores fueron detectados con alcoholemia positiva

Desde la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal informaron que realizaron más de 300 intervenciones preventivas nocturnas en la ciudad, entre el jueves a la noche y esta madrugada de domingo.

El secretario Guillermo Turrin señaló que este fin de semana agentes de las áreas de control municipal y efectivos de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe, efectuaron 306 intervenciones preventivas en el tránsito nocturno. Durante las mismas, se verificaron condiciones de conducción, documentación y elementos de seguridad y protección reglamentarios. De los cuales remitieron al corralón municipal 74 autos y motos. De este total, 45 son casos de alcoholemia positiva. El nivel de alcohol en sangre que fue medido es de 2.04 gramos, siendo que el mínimo nivel tolerable es de 0.50 gramos.

El resto de los traslados obedecieron a incumplimientos varios en relación a los papeles obligatorios, así como también de los requisitos de seguridad vial para la circulación.

Operativos especiales

Durante la semana pasada, agentes municipales de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana y del Ministerio de Seguridad provincial, llevaron a cabo intervenciones preventivas en zonas vulnerables de Rosario. Entre el lunes 19 y el viernes 23 de agosto pasados, remitieron 617 vehículos al corralón debido a la comisión de infracciones a las normas que regulan el tránsito en la ciudad. Los operativos se llevaron adelante en colaboración de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe. Los mismos se desarrollaron en controles tanto en horario diurno como nocturno. También, cabe destacar que de la totalidad de remisiones, 12 fueron remises ilegales.

Los operativos preventivos y de control garantizan una presencia constante y rotativa de los agentes del Estado municipal en los espacios públicos. “Sostenemos acciones de fiscalización que promocionan condiciones más seguras y favorables tanto para conductores como peatones. Respetar las normas es respetar la vida”, concluyó Turrin.