Basta de Justicia Patriarcal

Desde Mumalá se expresaron una profunda preocupación por las manifestaciones de violencia de género, que, de manera sistemática, ha recibido la Fiscal Titular del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Cañada de Gómez Dra. Gabriela Lescano por parte de colegas abogados/as defensores/as de victimarios.

El lunes 1º de marzo a las 10, en la Sala Cuarta de los Tribunales de Ética del Colegio de Abogados de la Ciudad de Rosario, se realizará la audiencia a partir de las denuncias realizadas donde esperamos no sólo que se haga justicia en el caso particular, sino una fuerte señal hacia el interior del Poder Judicial que debe de manera urgente incorporar la perspectiva de género. Hostigamientos, difamaciones, menosprecios, amenazas, realizadas incluso de manera pública y en los medios de comunicación, son algunas de las situaciones denunciadas por la funcionaria ante el MPA, Corte Suprema de Justicia, Colegio de Abogados, Instituto Nacional de las Mujeres (hoy Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad de Nación), Secretaría de Mujer, Colegio de Magistrados.

Lamentablemente, el sometimiento y abuso de poder psicológico y simbólico por razones de género es habitual y diario, en nuestro país constituye el tránsito hacia las formas más extremas de violencias machistas que terminan con la vida de una mujer cada 29 horas. (Datos Observatorio Mujeres, Disidencia, Derechos- Mumalá). Los perpetradores de este tipo de violencias multiplican sus acciones cuando pertenecen a instituciones que los hacen creer impunes.

El Estado Es Responsable de prevenir, asistir, sancionar y erradicar las violencias de género donde las mujeres desarrollen sus relaciones interpersonales, más aún en los ámbitos que tienen como objeto dar garantía al cumplimiento de los derechos asentados en múltiples instrumentos internacionales con rango constitucional, nacionales y provinciales.

Por la denuncia realizada por la Dra. Gabriela Lescano solicitamos que se haga justicia, se sancione a los violentos reconociendo la vulneración a su derecho a vivir libre de violencias; pero también es un pedido por todas las víctimas y como gesto decidido hacia la sociedad que exige #NiUnaMenos.