Ayer se registraron dos violentos hechos de entradera

Uno de ellos fue en la localidad de Funes, el restante en Rosario

El primero se origina en inmediaciones de Saavedra al 1100, donde las mujeres que se encontraban dentro de la vivienda, (madre e hija) permanecieron cautivas por más de tres horas. Según relataron las víctimas, fueron sorprendidas mientras dormían y las dejaron maniatadas y amordazadas, para revolver toda la casa y sustraer del interior de la caja fuerte, alrededor de 3500 dólares, también se alzaron con electrodomésticos, joyas y otros artículos a verificar. La denuncia fue realizada en la Comisaría 15º

mientras tanto… en Funes, en el Barrio Funes Norte, que goza de seguridad por parte de la COE y el servicio de monitoreo recientemente inaugurado, de los cuales hay sospechas sobre el funcionamiento de las cámaras. El portal digital FunesHoy.com tituló la frase que los malvivientes le susurraron en el oído a la víctima, “Venimos a robar, pero no matamos”. Dos ladrones maniataron a una mujer, buscaban dinero y se terminaron llevando un vehículo y varias pertenencias, el rodado luego apareció en Rosario. La víctima relató que mientras dormía, fue despertada con un revólver en la cabeza, para quedar atada de pies y manos con el cable del cargador del celular. “esto es una batida” le dijo uno de los ladrones, “danos la plata que tenes y nos vamos” Al no encontrar dinero terminaron desvalijando la casa. La víctima es una enfermera que se construyó su casa en Funes con mucho esfuerzo, se llevaron todo, aseguró, se cargaron el equipo de música y otros objetos de valor, como así también, el asado que había en la heladera, pero le dejaron una pre pizza.  Ante la pregunta sobre el domo, existente en la zona que hace las veces de cámara de seguridad cerca de su domicilio, dijo “Está de adorno”. Las actuaciones culminaron en la Comisaría 23º